Dos turistas fueron atacados por un hombre con un martillo en un apartamento donde se estaban hospedando en Miami Beach.


El ataque ocurrió mientras Francisco Rosasco, uno de los turistas, estaba preparando el desayuno el sábado por la mañana, informó 7News.

Fabián Arévalo, el segundo turista, regresaba al apartamento después de salir a hacer una llamada telefónica, sin saber que su atacante lo seguía con un martillo en mano.

El atacante fue identificado por la policía como Jeremy Rivers.

«Levantó el martillo en el aire mientras nos gritaba», dijo Rosasco.


Los dos hombres creen que Rivers se enojó más porque no hablaban inglés, y no podían entenderse.

Rosasco contó que Rivers le ordenó que atara a Arévalo, y que después lo golpeó con el martillo.

«Luego, agarró un cable de televisión y comenzó a ahogarme», dijo.

Rosasco pronto perdió el conocimiento y Arévalo luchó contra el atacante.

«Agarré el martillo que había dejado sobre la mesa, y con ese mismo martillo, lo golpeé en la cabeza», dijo Arévalo.

Arévalo luego rompió algunas de las ventanas del apartamento y gritó en voz alta para advertir a cualquiera que pudiera haber estado cerca que estaban en peligro.

«En ese momento, él me atacó», dijo Arévalo. «Trató de sacar el martillo de mis manos para tratar de golpearme con él, así que lo agarré lo más fuerte posible, y el agarra una mesa de metal y me golpea con ella».

Dijo que Rivers siguió golpeándolo, y en ese momento, Rosasco se despertó, salió corriendo y gritó pidiendo ayuda. Los dos hombres creen que eso asustó a Rivers porque se fue, y llamaron al 911.

Rivers fue arrestado más tarde y compareció en la corte de fianzas. Se enfrenta a varios cargos relacionados con el ataque entre ellos intento de asesinato.

Rivers permanece tras las rejas sin derecho a fianza.