Un grupo de mujeres cubanas se encuentran retenidas en Pensilvania, a la espera de que un juez de migración autorice su entrada a Estados Unidos o dictamine su deportación.

En Pensilvania, a diferencia de los cubanos que se encuentran en la frontera con México y piden asilo político, e inmigración les otorga un Parole, en ese estado deben solicitar refugio bajo régimen penitenciario.

Una de las cubanas detenidas, es enfermera de Santa Clara, se llama Yanexi Gómez, y desde la prisión de York, declara a Martí Noticias, vía telefónica:

“Nos tienen junto a personas que han cometido delitos de droga, prostitución de menores, accidentes de tránsito”.


La enfermera llegó a México el 3 de agosto, y el 15 se entregó en el puente fronterizo de Matamoros.

“Nos maltratan por el idioma, lo único que podemos hacer es ver el televisor, y no lo entendemos, no hemos cogido sol nunca, desde que estamos en esta prisión».

Otras 12 cubanas, provenientes de La Habana, Cienfuegos, Camagüey y Holguín acompañan a Yanexi.

La profesional de la salud denuncia que están presas, y maltratadas en esa cárcel, y que salieron de Cuba huyéndole a la opresión del Gobierno.

En Tampa, el esposo de la enfermera, mueve cielo y tierra para que salga de la prisión.

Evergio Ibarra, declara: “Esas mujeres no son criminales, no son terroristas, son mujeres cubanas que vienen huyendo de un país totalitario”, y subraya que no necesita que el Gobierno estadounidense le de ningún tipo de ayuda a su esposa, que lo que desea es que salga de prisión.

El esposo de Yanexi ha impreso pullovers y pegatinas con las fotos de las cubanas presas en Pensilvania, para promover que puedan ser puestas en libertad.

Esta semana Evergio y otros familiares de las detenidas, se fueron al condado York, y se manifestaron frente a un tribunal pacíficamente con pancartas.

(Con información de Martí Noticias)