Un cubano cuya identidad no fue revelada, se encontraba detenido en Islas Caimán desde diciembre de 2016, y el Tribunal Supremo de Apelaciones de Inmigración este miércoles otorgó asilo al migrante, dio a conocer Cayman Compass.


El cubano dijo que esperaba noticias del Gobierno local sobre su próxima liberación del Centro de Detención de Inmigrantes de George Town; y de igual modo esperaba ser trasladado pronto a una residencia en Gran Caimán, donde ahora tiene el derecho legal de vivir y trabajar.

El hombre llegó el 6 de diciembre de 2016 con un grupo en bote a Cayman Brac, y luego de pasar 11 días escondiéndose se entregó a las autoridades migratorias.

En julio escapó del centro de detención, donde estuvo arrestado durante más de un año mientras se procesaba su caso de asilo, y el ahora refugiado político ocupó titulares por este incidente, que también lo llevó a cumplir una sentencia de tres meses en la prisión de Northward.

Varios de los cubanos que han permanecido detenidos durante más de un año en el centro de migrantes de George Town, describen el lugar como una prisión.


Sin embargo, legalmente los migrantes que solicitan asilo no son considerados prisioneros, son atendido por el Servicio Penitenciario y no están autorizados a abandonar la instalación sin estar acompañados.

Simultáneamente sus casos se analizan en juntas y tribunales de Islas Caimán, los migrantes se mantienen en detención. La espera por una respuesta de la Justica suele tardar más de un año.

El cubano que obtuvo asilo político, expresó temor por lo que puede depararle el futuro, y dijo que ansía encontrar trabajo en Islas Caimán, para recuperar el tiempo perdido.

Según el abogado, el historial de activismo político del migrante en Cuba, lo convirtió en un firme candidato para la condición de refugiado.

Para aquellos que esperan por la solución de sus casos en el centro de detención, la noticia de este miércoles trajo emociones encontradas, uno de los que se encuentra esperando, dijo que era un alivio recibir noticias así, en medio de todo lo perjudicial que los solicitantes tienen que aguantar.

La semana pasada otros cubanos esperaban ser deportados a la Isla; dos mujeres madre e hija, detenidas en George Town hace más de un año, prefirieron regresar a Cuba, porque no podían pagar un abogado y apelar por su condición de refugiadas. Según las féminas, también fueron detenidas en la Mayor de las Antillas por su activismo político, y por portar pancartas a favor de la democracia.

Los migrantes en Islas Caimán, deben asumir sus propios gastos legales; ya que los solicitantes de asilo allí no tienen acceso a asistencia jurídica.

En la actualidad 26 migrantes cubanos permanecen en el Centro de Detención de Inmigrantes en George Town.

(Con información de Diario de Cuba)