Un avión pequeño se estrelló en un centro de terapia para niños autistas el sábado por la tarde en Fort Lauderdale, matando a dos personas a bordo e incendiando el edificio, dijeron las autoridades.

El jefe del batallón, Steven Gollan, portavoz del Departamento de Bomberos de Fort Lauderdale, dijo que ocho maestros y cinco niños estaban en el edificio cuando se estrelló el avión. Una de las maestras sufrió heridas leves cuando apuraba a salir a los niños del edificio, pero no fue hospitalizada.

La vista de las cámaras de Local 10 desde el cielo mostraban escombros cubiertos de espuma esparcidos por el estacionamiento. La fachada frontal del edificio de hormigón sufrió graves daños.

Gollan dijo que el accidente ocurrió alrededor de la 1:30 p.m. En la cuadra 100 de la calle 62 noroeste. Para las 2:30 p.m., los bomberos habían apagado el fuego, dijo Gollan.


El choque dejó una gran cantidad de combustible para aviones en el suelo, lo que complica los esfuerzos de extinción de incendios, dijo Gollan.

La Administración Federal de Aviación dijo que el avión era un Cessna 335, que acababa de despegar del Aeropuerto Ejecutivo de Fort Lauderdale. El avión se dirigía a Hilliard, una ciudad en el norte de Florida, dijo la FAA.

La Junta Nacional de Seguridad del Transporte está investigando el accidente y planea enviar a los investigadores a la escena el sábado por la noche o el domingo por la mañana.