El 29 de septiembre de 2017 el Departamento de Estado ordenó la salida del personal no indispensable asignado a la Embajada de los Estados Unidos en La Habana en respuesta a los ataques acústicos a diplomáticos de Estados Unidos en La Habana.

Como consecuencia las visas de inmigrantes se movieron a Colombia y después a Guyana y el programa de parole quedó suspendido dejando en un limbo a miles de familias que habían optado por esta opción para la reunificación familiar.

Desde esa fecha la Embajada de Estados Unidos en Cuba ha dejado el mismo mensaje en su página web:

«El Departamento de Estado y el Departamento de Seguridad Nacional están determinando los arreglos para procesar las solicitudes en virtud del Programa de Parole de Reunificación Familiar Cubana (CFRP). Debido a las reducciones de personal en la Embajada de los Estados Unidos en La Habana, Cuba, el USCIS ha suspendido las operaciones en su oficina de campo en La Habana. Las consultas sobre el programa de libertad condicional se pueden hacer a Havanauscis@dhs.gov o llamando al 1-800-375-5283 sin costo desde los Estados Unidos. Las personas que llaman fuera de los Estados Unidos pueden llamar a la Oficina de Campo de USCIS en la Ciudad de México al + 52-55-5080-2000.»


En su página de Facebook dejan el siguiente post fijo desde hace meses.

Un año «determinando los arreglos para procesar las solicitudes en virtud del Programa de Libertad Condicional de Reunificación Familiar Cubana (CFRP)» sugieren que ni el Departamento de Estado ni USCIS están haciendo nada por buscar una solución y se quedará así hasta que reabran completamente la embajada en La Habana.

Abogada Claudia Canizares explica la diferencia entre visa de parole y visa de inmigrante