Este 31 de enero gran parte de las personas del planeta Tierra podrán apreciar tres fenómenos astronómicos en uno: un eclipse total de la llamada superluna azul, la segunda llena del mes, y en su posición más cerca al planeta azul.

Este fenómeno podrá verse desde algunas partes de Australia, Estados Unidos, y otros lugares del globo terrestre, a excepción de ciertas zonas de Europa y Suramérica, se calcula el evento no ocurre desde 1982, reportó EFE.

El eclipse total de superluna azul no tendrá ninguna implicación para la Tierra, advierten los expertos.

En un artículo de opinión el español Ángel López-Sánchez, portavoz del Observatorio Astronómico Australiano (AAO, siglas en inglés), explicó que “la intensidad del color rojo de la luna durante un eclipse dependerá directamente de la cantidad de polvo existente en la atmósfera de la Tierra”.


“Con poco polvo será una bola brillante naranja, con mucho polvo parecerá una bola negra”, añadió.

El 31 de enero se producirá asimismo una “superluna”, que es cuando el satélite se encuentra en su órbita en su punto más cercano a la Tierra.

Alrededor de las 13:29 horas GMT del miércoles, el eclipse total alcanzará su máximo apogeo, pero no podrá verse en gran parte de Sudamérica, África y Europa Occidental.

Durante el evento astronómico, el diámetro del satélite puede aumentar hasta en un 14%, lo que no se distingue a simple vista, y también aumenta su brillo.

A la luna de sangre también se le conoce como luna azul.

(Con información de Diario de Cuba)