Ulises Toirac. Foto: Facebook / Ulises Toirac

El humorista cubano Ulises Toirac, culpo al embargo de los problemas de Cuba sin mencionar el bloqueo interno de la dictadura.

«Llámale como te dé la gana: bloqueo o embargo. Yo estoy en contra.» comenzó diciendo Ulises Toirac.


«Las últimas administraciones norteamericanas (que le han dado patrá y palante y “no hay embargo” pero hay una lista de medidas que no la brinca un chivo) ha insistido en empoderar al pueblo cubano y al sector empresarial. En los discursos.Sin embargo… como el pueblo y los empresarios cubanos viven en un «país terrorista» todos los sitios web que tienen recursos online, en cuanto te ven venir de un “IP con peste”, te dicen: «¡Nene! What are you doing here? Arrea pa caselcarajo que no te toca». Ningún web norteamericano te deja consultar, usar, aplicar ningún recurso online. Ahora mismo el senado discute medidas para mejorar las capacidades de internet para Cuba y sería muy bueno que metieran eso en el saco.» continuó el humorista.

«Ningún empresario o parte del pueblo cubano puede adquirir tarjetas bancarias con capacidad de pago internacional. No pueden monetizar sus recursos o dominios online. Ni en las redes sociales ni en ningún sitio. Y claro que todos sabemos que hay quien lo está haciendo, pero es ilegal. No pueden promocionar mediante pago sus servicios y/o productos y por lo tanto no pueden soñar con participar en el mercado internacional.Y no son de GAESA ni primos hermanos lejanos de Luis Alberto ni tienen un cargo en el CDR. ¿Entonces en qué quedamos? ¿Hay o no hay? ¿»Semo» o no «semo»? ¿Qué bolá con el famoso empoderamiento? Vamo, vamo… El relajo con orden que al que «le están dando» es a uno… Porque tú y yo sabemos que al que le están dando con todo esto es A UNO.» dijo Toirac.

Toirac no mencionó por supuesto la censura interna en Cuba, ni las trabas de la dictadura a los propios negocios dentro de la isla.

Toirac tampoco mencionó que Cuba estuvo varios años fuera de la lista de países patrocinadores del terrorismo y nada cambió para los cubanos, siguieron con el mismo bloqueo interno.