Un estudio llevado a cabo por Certify, arroja que la tendencia a usar Uber ya era evidente en el Aeropuerto Internacional de Miami (MIA), en hoteles y en el Condado Miami-Dade, desde que empezó a funcionar en el 2014.

Teniendo en cuénta lo que manifiesta Certify, finalizando el año 2014, los taxis se ocupaban del 83% del movimiento en el área de Miami, y las de Uber quedaban en el 17%.

No obstante, para 2016, solo el 27 por ciento de los viajeros prefirieron los taxis, y Uber logró un 67 por ciento.
En el momento en que el sindicato de taxis de Nueva York decidió realizar una huelga en el Aeropuerto JFK, protestando la orden del 25 de enero, Uber manifestó, que se ceñiría a las tarifas regulares.