Ty Blach lanzó para 8-12, 4.78 ERA en 24 aperturas con los Gigantes de San Francisco en 2017, mientras dibujó una tasa de 4.01 ponches por cada nueve innings: Esos numeritos no suponen retar a Clayton Kershaw y los Dodgers de los Ángeles, pero sucedió.


Ante la baja de Justin Turner, el antesalista y tercer madero del equipo que dirige Dave Roberts, el cubano Yasiel Puig fue convocado como tercer hombre en el orden ofensivo. ¿Cómo fue su gasto ofensivo? Bateó de 3-0, con dos ponches y un boleto.

Para Puig, esos dos ponches fueron registrados como el 40 y 41 strikeout en su carrera de 40 partidos y 177 PAs como tercer bate de los Dodgers en cualquier partido desde su debut en 2013. Después de batear de 3-0, ahora tiene .280/.340/.447 jugando contra los Giants en su historia de Grandes Ligas, con 18 boletos y 57 ponches, 23 extra bases y siete jonrones en 62 juegos iniciados.

El otro cubano que alineó por los Dodgers fue Yasmani Grandal, a quien le fue mejor, de 3-2, con un pasaporte. Grandal suele tener días de apertura para recordar, y uno de ellos fue en 2017 cuando bateó dos jonrones, uno de cada lado del rectángulo de bateo en el Opening Day. Para ese entonces, se convertía apenas en el tercer jugador en hacerlo dentro de la MLB, pues Tony Clark, con los D-Backs de Arizona había sido el último con esa hazaña en 2009.

El Comeback cercano de la joya 1-0 de los Giants


Blach y los cuatro relevistas de los Giants se unieron para silenciar a la tanda de los Dodgers del primero al quinto bate, dejándolos de 17-0, con ocho ponches, donde Kiké Hernández, como cuarto bate, fue el único que no tomó del brebaje envenenado. Blach lanzó cinco capítulos y admitió solo tres hits, la mitad del total que le toleró el pitcheo de los Giants a los Dodgers, además de 10 strikeouts.

Clayton Kershaw lanzó seis innings, poncho a siete y permitió una sola carrera, el jonrón de Joe Panik en la apertura del quinto capítulo en el Dodger Stadium.

¿Roberts comenzó a extrañar a Turner?

Alinear con Yasiel Puig de tercer bate bien podría rendirle a los Dodgers, pero… ¿Podrá Puig, Corey Seager, Matt Kemp o Kiké Hernández remplazar el madero de Justin Turner?… ¿Es realmente posible? Yo diría que sí, pero los Dodgers no son mejor sin Turner. El hombre de gigantesca barba castaña, ha bateado 48 jonrones desde 2016, con el don de remolcar muchísimas carreras (161), sobre todo las de más importancia en momentos difíciles.

Turner ha generado 11.0 WAR con un promedio de 5.5 en ese mismo lapso de tiempo, algo que solo otro bateador ha hecho con los Dodgers durante dos campañas consecutivas en los últimos 20 años: Corey Seager. Ni el mismísimo Matt Kemp lo consiguió, después de su gran temporada de 39-40 en 2011, combinación de jonrones y bases robadas, y los 8.3 puntos de WAR que sumó. ¿Mike Piazza? No. ¿Raúl Mondesí Sr.? No. ¿Adrían Beltré? No. ¿Shawn Green? No.

La mejor cantidad de Yasiel Puig en cualquiera de sus mejores dos temporadas se quedó en 8.3, alejado de Turner con 11.0. Y eso fue uniendo dos buenas temporadas del cubano, su 5.4 WAR de 2014 y el 2.9 más reciente, de 2017.

De cualquier manera, los Dodgers sin Turner tienen grandes posibilidades de ganar muchos juegos. Todavía su alineación es realmente buena, y Cody Bellinger junto a Corey Seager y Yasiel Puig en cualquier momento podrían comenzar a estallar algunas bombas más allá de las cercas. Tener a Matt Kemp de vuelta, más atlético y con hambre de jugar, será bueno para el ajedrez que tiene en sus manos Dave Roberts para manejar cada pieza. Clayton Kershaw perdió su primera apertura del año, pero fue en un partido 1-0, un resultado atípico para un equipo que construyó un monstruoso (104-58) en 2017.

¿Queríamos volver a disfrutar del desafío? ¡El béisbol está aquí otra vez!