Turista canadiense

Claudia Gagné y su esposo, pareja de canadienses que viajaron a Cuba de vacaciones con las vacunas requeridas puestas para estar protegidos de la Covid-19.

La pareja a su llegada al aeropuerto internacional de la Habana, le hacen una prueba de detección del virus, como está establecido por el protocolo sanitario del país.


La pesadilla comienza al día siguiente de su llegada al hotel cuando les informan que uno de los dos era positivo; “Hay uno (de los cubanos ) que me dice ´eres positivo´. Pregunté quién era positivo porque éramos dos en la habitación. No lo sabía. Uno de ellos hizo una llamada con su walkie-talkie y finalmente me dijo que soy yo”, dijo Claudia a TVA Nouvelles.

La turista Claudia Gagné, dijo a TVA Nouvelles estar segura de haber sido su esposo y ella víctimas de una estafa, primero porque en ningún momento le proporcionaron el documento donde estuviera plasmado el resultado de la prueba donde decía que era positivo a la Covid-19, y también porque en conversación con otras turistas de habla francesa, se percata de que estas no pagaron el mismo precio que su esposo y ella por las pruebas realizadas; explicando que se vio obligada a abandonar el hotel e ir para el hospital donde le hacen una radiografía y otra prueba de Covid-19, costándole 90 dólares.

 «Les escribí y me dijeron que lamentaban mucho mi percance y que esperaban que yo lo superara»,  fue la respuesta que le dio la agencia Air Canada Vacations por donde realizaron su reservación a Cuba.