Kay Longstaff de nacionalidad británica pasó cerca de diez horas en el Adriático, luego de que se cayera de un crucero el sábado a medianoche, cuando el barco iba navegando a unos 100 kilómetros de las costas de Croacia.

La turista fue rescatada diez horas después, informaron medios locales.

“Me siento muy afortunada de estar viva. Me caí de la popa del barco y pasé diez horas en el agua hasta que estos maravillosos chicos me rescataron”, confesó la mujer a la prensa.

Al ser rescatada, Longstaff se encontraba “agotada”, detalló Lovro Oreskovic, capitán del barco de rescate croata.


La azafata de 46 años dijo que logró resistir, gracias a su buena forma física, dado que practica yoga, y para sobrellevar el frío cantó durante toda la noche.

Registrado en Las Bahamas, el crucero se dirigía desde el puerto croata de Vergarola a Venecia, Italia.

Los guardacostas fueron informados por el personal de a bordo, que empezaron la búsqueda de la turista a las 9.40 hora local (7.40 GMT) del domingo, a unos 1,3 kilómetros del sitio donde se produjo el incidente.

Al hallar a la británica, la trasladaron rápidamente al hospital de la ciudad de Pula (Croacia).

“Estamos felices por saber que la mujer, residente en el Reino Unido, está a salvo y se reunirá pronto con sus amigos y familiares”, comunicó el portavoz de Norwegian Cruise Line, quien agradeció lo principal, encontrarla con vida.

Se investiga el incidente, pues no se entiende cómo pudo caer la mujer al mar.

(Con información de Diario Las Américas)