La administración Trump dio por terminado este martes la ley que proclamó Obama que permitiía legalizar temporalmente a jóvenes inmigrantes que llegaron al país cuando eran niños, reporta la AFP.

«El programa conocido como DACA, que fue establecido bajo la Administración de Obama, ha sido rescindido», declaró Jeff Sessions, fiscal general.

Después de este anuncio que elimina la protección a unos 800 mil jóvenes, Trump no se ha pronunciado.

«Nuestra primera y más alta prioridad en el avance de la reforma sobre inmigración debe ser mejorar los empleos, los salarios y la seguridad de los trabajadores estadounidenses y sus familias», dijo el Presidente.


Asimismo, agregó que no sería justo castigar a los niños, pero que había que recordar que los jóvenes norteamericanos también tenían sus propios sueños.

«No estoy a favor de castigar a los niños, la mayoría de los cuales son ahora adultos, por las acciones de sus padres. Pero también debemos reconocer que somos una nación de leyes», puntualizó.