El presidente de Estados Unidos, Donald Trump ha sacudido el tablero internacional este viernes. Trump ha anunciado que no certificará el pacto nuclear con Irán.

Esto esencialmente le da al Congreso una decisión sobre si reimponer sanciones a Irán, lo que haría explotar el acuerdo.

El acuerdo nuclear que Irán negoció con su predecesor, Barack Obama, el actual presidente estadounidense se ha dedicado a reescribirlo, como los defensores de dicho acuerdo habían temido alguna vez.

“Cuando más tiempo se ignora una amenaza, mayor se vuelve. Voy a cerrar un camino que lleva al terror, la violencia y el arma nuclear. En cualquier momento puedo acabar con el pacto”, declaró el presidente estadounidense.


Trump dijo que el trato ha sido una “de las transacciones más negativas y unilaterales que los Estados Unidos ha hecho”.

Añadiendo, “lo que se hace está hecho, y por eso estamos donde estamos”.

El mandatario dijo que pediría al Congreso que establezca “puntos gatillo”, lo que podría llevar a Estados Unidos a imponer sanciones a Irán si se sale de los umbrales establecidos por el Congreso.

“En caso de que no podamos llegar a una solución trabajando con el Congreso y nuestros aliados, entonces el acuerdo será terminado”, apuntó Trump.

Entre esas medidas podrían incluirse los continuos lanzamientos de misiles balísticos por Irán, la negativa a ampliar la duración de las restricciones a su producción de combustible nuclear o la conclusión de las agencias de inteligencia de Estados Unidos de que Irán podría producir un arma nuclear en menos de un año.

Trump dijo del gobierno iraní que financió grupos terroristas, encarceló a estadounidenses, planeó ataques contra tropas y fomentó guerras civiles en Irak, Yemen y Siria.

La promulgación de nueva legislación sobre el acuerdo requeriría 60 votos en el Senado, lo que significa que los republicanos tendrían que contar con apoyo demócrata.

El actual presidente sostiene que su estrategia es mucho más dura con Irán que la de la administración Obama. La política “se centra en neutralizar el gobierno de la influencia desestabilizadora de Irán y restringir su agresión, en particular su apoyo al terrorismo y los militantes”, dijo la Casa Blanca en un resumen emitido el jueves por la noche.

El acuerdo nuclear es el último acuerdo internacional que Trump ha tratado de eliminar, enmendar o reducir, incluido el Acuerdo Climático de París y la Asociación Transpacífica.

Irán ha dicho que no tomará parte en ninguna renegociación de un acuerdo que también martilló con tres países europeos, así como con Rusia y China. Persuadir a los europeos – Gran Bretaña, Francia y Alemania – a reabrir las negociaciones podría resultar difícil.

El Congreso está profundamente dividido sobre el acuerdo de Irán, por lo que llegar a un acuerdo sobre la legislación adicional resulta complejo.

Mientras algunos republicanos están ansiosos de socavar el acuerdo, los demócratas están igualmente decididos a preservar lo que consideran como otro legado de la administración Obama que deben conservar.

El senador Bob Corker, republicano de Tennessee y presidente del Comité de Relaciones Exteriores, lanzó un posible plan para imponer un retorno automático de las sanciones si se creía que Irán podía producir un arma nuclear dentro de un año, o si violaba otras restricciones.

La decisión de Trump se produjo después de un intenso debate dentro de la administración, según un alto funcionario familiarizado con las discusiones y que accedió a describirlas bajo condición de anonimato.

Además el secretario de Estado Rex W. Tillerson, y el secretario de Defensa Jim Mattis argumentó que era intereses de seguridad nacional de los Estados Unidos mantener las restricciones del acuerdo con Irán.

Dejar el acuerdo en realidad liberaría a Irán para reanudar el enriquecimiento de uranio, una vez más poniendo a Teherán en la cúspide de la capacidad nuclear.

En privado, el Sr. Mattis argumentó que, en contra de un enfrentamiento ya en ciernes con Corea del Norte, no quería tener que preocuparse por un Irán nuclear al mismo tiempo.

(Con información de www.nytimes.com)

.