El presidente Trump dice que si bien ha sido “muy activo” al anular las políticas de la era de Obama, la revocación de los perdones a los pavos no estará entre ellos.


“Como muchos de ustedes saben, he estado muy activo en el vuelco de un número de acciones ejecutivas por mi predecesor”, dijo Trump en la participación de su primera ceremonia del perdón al pavo, este martes en el Rose Garden.

“Sin embargo, he sido informado por la oficina del abogado de la Casa Blanca que Tater y Tot no pueden, bajo ninguna circunstancia, ser revocados”, agregó, en referencia a los pavos indultados por el ex presidente Barack Obama el año pasado.

Tater y Tot: pueden descansar tranquilos, no los vamos a revocar”.

El presidente estadounidense se dirigió a la multitud: “En los últimos 10 meses, Melania y yo hemos tenido el placer de recibir a muchos, muchos visitantes especiales a la gran Casa Blanca. Hemos recibido a docenas de líderes mundiales increíbles, miembros del Congreso, y en el camino, algunas aves muy extrañas, prosiguió. “Pero todavía tenemos que recibir visitantes como nuestro magnífico invitado de honor hoy, Drumstick”.


La tradición del perdón inaugural a las criaturas emplumadas, otorgándoles un aplazamiento de Acción de Gracias, fue iniciada por el ex presidente George H.W. Bush en 1989, de acuerdo a la Asociación Histórica de la Casa Blanca, aunque comenzó desde la administración de Abraham Lincoln.

La Federación Nacional del Pavo presentó por primera vez un pavo al presidente Harry Truman en 1947, convirtiendo este año en el 70º aniversario del ritual de Acción de Gracias.

Después de su tiempo en el centro de atención en la Casa Blanca, las aves criadas en Minnesota este año se dirigirán a la exposición “zampones Resto” en Virginia Tech, donde serán atendidas por estudiantes y veterinarios.

Tater y Tot actualmente residen en el campus de Blacksburg.

Aunque Drumstick fue elegida en este 2017 como el pavo de Acción de Gracias, mediante una votación en línea, ambas aves vivirán sus días en Virginia.

Según la Casa Blanca, el pavo favorito de 47 libras, es Journey y tiene un estilo “alto y orgulloso”.

“Drumstick creo que va a estar muy, muy feliz”, dijo Trump, añadiendo que el pavo tiene “un futuro muy brillante por delante”.

El presidente siguió sonriendo y posó para las fotos con la primera dama, Melania y su hijo Barron.

La hija de 24 años de Trump, Tiffany, fue vista sentada en la audiencia en el evento anual. La hija mayor y asesora de la Casa Blanca, Ivanka Trump, fue vista junto con su hija de 6 años, Arabella, mientras se acercaban a los pavos después de la ceremonia de indulto.

(Con información de The Hill)