El mandatario estadounidense, Donald Trump, se encontraba en Seúl, cuando refutó la necesidad de abrir el debate acerca del control de armas en Estados Unidos.


Trump opinó que con más control de armas las víctimas del tiroteo “podrían haber sido cientos”.

“Si ese hombre no hubiera tenido un arma y le hubiera disparado (al tirador), las víctimas podrían haber sido cientos”, dijo el presidente estadounidense en referencia al acto de un vecino de Sutherland Springs que, armado con su propio fusil, se enfrentó al criminal que abrió fuego en una iglesia y asesinó a 26 personas.

Dejando en claro su postura sobre la modificación a la ley de posesión de armas, que salió a relucir a causa de la peor matanza en la historia de Texas. Trump afirmó en conferencia de prensa que “el lugar con más control de armas es Chicago y es un desastre”.

En Tokio, el presidente norteamericano se refirió al tiroteo en Sutherland Springs, argumentando que el mismo se debió a “un problema de salud mental de alto nivel”, y no de armas.


En esta masacre en Texas, fallecieron 26 personas, y más de veinte resultaron heridas, en un templo baptista de la localidad.

Devin Kelley, un exsoldado de 26 años, fue el autor de la matanza, quien fuera expulsado de la Fuerza Aérea por mala conducta, y terminó suicidándose luego de ser enfrentado por un vecino, Stephen Willeford.

No se sabe exactamente cómo adquirió el arma ni qué lo motivó a perpetrar el ataque.

(Con información de Mundo Hispánico y BBC MUNDO)