El gobierno de Donald Trump está planeando dejar de otorgar visas de trabajos a los cónyuges que los titulares de visas H-1B, lo que afectaría a miles de extranjeros y violaría una norma vigente desde el 2015, según informa Mundo Hispánico.


Desde octubre de 2015 hasta septiembre de 2016 más de 40 mil personas se beneficiaron con el permiso de trabajo que otorga su condición de esposa (a).

De ejecutarse esta idea, que permite el ingreso de varios salarios al hogar, el resultado sería la pérdida de interés de los extranjeros por quedarse en el país, puesto que es ficiícil sobrevivir con una sola entrada monetaria.

“Los que están aquí y esperando tanto tiempo pueden cansarse y pueden irse. ¿Por qué no ir a Canadá donde se sienten más bienvenidos?”, dijo a San Francisco Chronicle la abogada de inmigración Emily Neumann.