Andrew Gillum arruinaría el estado «en el que vivo», expresó Donald Trump, en un mitin en Pensacola, el sábado por la noche, haciendo referencia a Mar-a-Lago, donde ha pasado decenas de días como presidente, recoge Daily Mail.

«Él va a destruir este estado que yo amo. Y en el que vivo. Estoy aquí todo el tiempo. Esta es mi casa también», agregó.

El presidente estadounidense agregó que el candidato demócrata a la gobernación del Estado del Sol, no tenía condiciones para ser gobernador, y dijo que Tallahassee, la ciudad donde Gillum es alcalde es «una de las peores» ciudades del país.

Gillum ha criticado la política de inmigración de «tolerancia cero» del mandatario, y la política de separación de niños en la frontera que la administración se vio obligada a abandonar después de una protesta.


Esta mañana el presidente volvió a arremeter en Twitter contra el candidato demócrata: «si @AndrewGillum hace el mismo trabajo en Florida que él ha hecho en Tallahassee como alcalde, el estado será un desastre plagado de impuestos. @RonDeSantisFL será un gran gobernador. ¡¡¡¡¡¡VOTAR!!!!!!».

El doctor en Ciencias Políticas y profesor de la Universidad Internacional de Florida (FIU), Eduardo Gamarra aseguró, según El Comercio, que las elecciones de este martes 6 de noviembre, «son claves pues empoderarían a Donald Trump y lo pondrían camino a la reelección (2020), o podrían hacerle bajar el tono de su discurso confrontacional».

Gamarra vaticinó que lo más posible es que los demócratas consigan recuperar el control de la cámara baja, sin embargo no de la alta, y con esto le sería muy difícil a Trump «llevar adelante el resto de su agenda legislativa».

Ahora si el Partido Demócrata logra el control del Senado, con las elecciones de medio período, el presidente corre gran riesgo de que le hagan un juicio político o «impeachment».