La administración Trump anunció el viernes que va a dejar de otorgar el Estatus de Protección Temporal (una protección otorgada a las personas a raíz de los desastres humanitarios en sus países de origen) a 57,000 hondureños que han vivido en los EE. UU. durante 20 años. Tendrán una última oportunidad de solicitar el TPS durante 18 meses y perderán sus protecciones el 5 de enero de 2020.

Durante los próximos dos años, la administración de Trump quitará el TPS de inmigrantes de seis países diferentes.

La decisión fue tomada basada en que Honduras se ha recuperado lo suficiente del huracán de 1998 por lo que sería seguro volver. El hecho de que, en este momento, Honduras es un lugar al que las personas intentan huir debido a la violencia sistemática de las pandillas y los disturbios civiles no es un argumento en favor de las personas con TPS según la administración.

El Estatus de Protección Temporal sirve como una forma de ayuda humanitaria, ofrecida a ciudadanos de países que luchan después de la guerra, desastres naturales u otras crisis humanitarias donde las condiciones sobre el terreno dificultan el regreso seguro de las personas. Diez países: El Salvador, Haití, Honduras, Nepal, Nicaragua, Somalia, Sudán, Sudán del Sur, Siria y Yemen, se encuentran actualmente en el programa.