A pocos días de los comicios legislativos en EEUU, las encuestas indican que el Partido Republicano podría perder la mayoría de la Cámara de Representantes, en un discurso desde Florida el sábado, el presidente estadounidense Donald Trump aseguró que los demócratas «quieren borrar las fronteras», y que además «impondrán el socialismo».

Una victoria del Partido Demócrata en las elecciones de medio período, según el mandatario republicano precipitaría la llegada del socialismo y de hordas de criminales provenientes de centroamérica.

En su mitin en Pensacola, Florida, con respaldo a los candidatos republicanos al Senado, y a la gobernación del Estado, Rick Scott y Ron DeSantis, Trump expresó: «impondrán el socialismo. Bienvenidos a Venezuela».

El Jefe de Estado aprovechó nuevamente la ocasión para vanagloriarse de lo bien que marcha la economía estadounidense, y los beneficios que han resultado de las reducciones de impuestos adoptadas a fines del pasado año.


Tambié retomó el tema migratorio, para augurar que los demócratas «quieren borrar las fronteras» y dar más derechos «a los clandestinos que a los ciudadanos estadounidenses».

Anteriormente en un mitin en Montana había mencionado: «el programa de inmigración de los demócratas es que vengan el tráfico de drogas, el tráfico de seres humanos y los cárteles criminales».

Trump presenta desde hace algunas semanas en términos alarmantes a los miles de inmigrantes centroamericanos que vienen rumbo a EEUU en caravanas, contra quienes ha ordenado un despliegue de miles de soldados estadounidenses en la frontera con México.

El presidente admitió haber recibido datos por parte de autoridades mexicanas, y afirmó que 300 de esos migrantes son «muy malos», por su parte México no confirmó esa versión.

Los comicios de noviembre son los primeros luego de que el magnate fuera elegido como presidente de EEUU, y definirán qué partido tomará el control de ambas cámaras del Congreso, hasta las próximas elecciones dentro de dos años.

Por su parte el ex presidente demócrata Barack Obama, el viernes en la noche en Atlanta, Georgia, mientras se presentaba en el acto de apoyo a la mujer que podría convertirse en la primera gobernadora negra electa en el estado sureño, Stacey Abrams, dijo: «estoy aquí por una simple razón: pedirles que vayan a votar».

«Las consecuencias de la abstención son profundas, ya que Estados Unidos se encuentra en una encrucijada», aseguró.

«Los valores de nuestro país están en juego», concluyó.

(Con información de El Nuevo Herald e Infobae)