La situación de una familia cubana en el oriente de la isla es verdaderamente triste. La precariedad con la que sobrevive un joven junto a otros miembros de su familia puede ser explicada más que con palabras, con imágenes de la pobre vivienda que habita.


Pese a que el gobierno cubano se recocija de sus logros en el campo de la Asistencia Social, la situación de muchas familias e individuos en Cuba para nadie es un secreto que se caracterizan por la precariedad. Enrique Paneque de 25 años de edad, es un joven de la ciudad de Bayamo que parece no interesar a ninguno de los programas de asistencia social en Cuba, al punto de cuestionarse seriamente la veracidad de los logros de los que tanto se hablan.

Enrique convive con tres familiares discapacitados producto de una enfermedad ósea denominada Neuropatía Crónica y por si esto fuera poco, las condiciones de su vivienda son deprorables.

«No tengo apoyo de las autoridades para el restablecimiento de mi hogar, jamás hemos logrado obtener una de esas ayudas sociales que da el gobierno»- así explica Enrique Paneque a Martí Noticias.

Las condiciones de vida de la familia de Paneque se han visto agravadas a raíz del retiro de la pensión mensual que recibía uno de sus familiares, razones por las que Enrique se manifiesta decepcionado de la llamada «Revolución».