El Tribunal Supremo de EEUU falló a la tercera prohibición de viaje, promulgada por Donald Trump, desde que llegó a la presidencia en enero del pasado año; la misma afecta a Libia, Irán, Somalia, Siria y Yemen, además impone restricciones a los venezolanos y norcoreanos desde septiembre de 2017.

El juez John Roberts redactó la sentencia, que fue respaldada por la mayoría conservadora del tribunal, aprobada por cinco votos a favor, y cuatro en contra.

La misma considera que el mandatario estadounidense ejerció “legalmente” su poder para “suspender la entrada” de extranjeros a Estados Unidos.

Con anterioridad, Trump había impulsado otras dos prohibiciones de viaje, la primera de ellas, aprobada en enero del pasado año, luego de su toma de posesión en el cargo de presidente, y abarcaba a siete países de mayoría musulmana, entre ellos: Irán, Irak, Libia, Siria, Somalia, Sudán y Yemen durante 90 días, suspendiendo el programa de admisión de refugiados por 120 días, acota Mundo Hispánico.


De acuerdo a datos del Departamento de Estado, como resultado de esa prohibición, unos 700 pasajeros fueron retenidos en los aeropuertos, y de manera temporal fueron revocados 60 mil visados.

Finalmente la orden mencionada fue bloqueada por tribunales federales, y el Ejecutivo preparó una segunda versión, esta eliminaba de la lista a Irak, y suprimía las excepciones recogidas en el programa de admisión de refugiados, en caso de minorías religiosas, en marzo de 2017 los tribunales de Estados Unidos se opusieron nuevamente, e impidieron que la misma entrara en vigor.

Mundo Hispánico apunta que luego de varios reveses judiciales, el veto pudo ponerse en marcha, por el fallo del Tribunal Supremo, que permitió a Washington restringir la entrada de quienes no tenían familia cercana en EEUU.

Dichas restricciones eran temporales, y expiraron en septiembre del pasado año; por lo que el presidente promulgó su tercer veto, incluyendo por vez primera a Venezuela y a Corea del Norte, las restricciones afectaron solamente a algunos funcionarios y su “familia inmediata”; en diciembre el Alto Tribunal permitió su implementación de manera temporal.

El último fallo del Tribunal Supremo respalda las políticas de Trump, según el mismo medio “acompañadas de una extravagante retórica antiinmigración”, por el que obtuvo apoyo durante su campaña presidencial de 2016.