sfl-coral-springs-names-ziccardi-new-football-coach-20150402

Tres jóvenes fueron detenidos en la localidad de Coral Springs por estar aparentemente relacionados con un supuesto plan para perpetrar una matanza, según informó EFE.


Dos jóvenes fueron detenidos este lunes, de los cuales uno está bajo observación médica. El tercero detenido el martes, de 18 años, publicó en Instagram un mensaje con el sobrenombre de “supersalivación” en el que amenazó con “abrir fuego” en la escuela (High School) de Coral Springs, a unas 40 millas (64,3 km).

Los otros dos detenidos son un ex alumno de esa escuela, quien el lunes estaba en la cafetería con un arma semiautomática cargada, y un alumno al que se le encontró un diario en el que el autor prometía un tiroteo peor que “Columbine, Virginia Tech y Sandy Hook”, tres centros educativos que han sido escenario de sangrientas matanzas con armas de fuego.

Este último joven se acogió a una ley que permite ser recluido en un centro médico por 72 horas para que se evalúe su estado mental.

Sebastian Darrah, de 18 años, quien fue detenido el martes, es amigo de Ryan Trollinger, de 17, el joven que tenía la pistola de 9 milímetros en un cartuchera cuando fue detenido.


No se ha difundido la identidad del otro joven, el supuesto autor del “Diario del Terror”.

Darrah, que fue detenido en su casa y hoy compareció ante un juez, admitió ser el autor de los mensajes amenazadores en Instagram, pero indicó que fueron “una broma” y que no intentaba realmente disparar a nadie, según informó el diario Sun Sentinel.

El juez ordenó que permanezca detenido por lo menos hasta el 31 de octubre por portar un arma cargada en una escuela.

El caso del joven hospitalizado tras su detención es el que más está dando que hablar. En el diario que supuestamente escribe dice que quiere ser “el peor francotirador de todos los tiempos” e inspirar a otros jóvenes para que tiroteen centros educativos.

También reflexiona acerca de su deseo de matar gente y se declara un “perdedor” al que los profesores odian, los otros alumnos acosan y que siempre tendrá problemas con sus padres.

Las detenciones fueron posibles gracias a que un estudiante vio el arma que Trollinger llevaba en la cintura asomando por debajo de su camisa y avisó a otro joven, que a su vez llamó a la Policía.