Tres colombianos, Carlos Emilio Ibargüen Palacios (27 años), Fredis Valencia Palacios (30 años) y Jhoan Stiven Carreazo Asprilla (23 años) quienes fueron extraditados a Estados Unidos, se declararon culpables de asesinar y violar a Edelvis Martínez Aguilar, una joven cubana que intentaba llegar a Estados Unidos y a Dunieski Eliades Lastre Sedeño, un hombre de 25 años que la acompañaba reportó El Nuevo Herald.

Los colombianos fueron extraditados a Estados Unidos por violar las leyes de inmigración de Estados Unidos y exponer a los extranjeros a graves peligros durante su arduo viaje “Que estén en otro lugar no protege a los criminales de ser procesados en Estados Unidos”, dijo la fiscal Ariana Fajardo Orshan.

Martínez Aguilar, su novio Liover Santos y Lastre Sedeño les pagaron a los tres colombianos para que los transportaran de Colombia a Panamá como parte de una travesía para llegar a Estados Unidos, que incluía atravesar Centroamérica y México para presentarse ante las autoridades norteamericanas en la frontera.

Los “Coyote” sacaron un cuchillo y una pistola, respectivamente, y amenazaron a las víctimas. Ibargüen ató las muñecas de los dos hombres y luego los arrojó por la borda, atándolos con una cuerda al interior de la embarcación. Uno de los hombres sobrevivió y escuchó a Ibargüen y Carreazo agredir sexualmente a la mujer antes de cortarle la garganta y matarla.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Las autoridades de Estados Unidos pidieron la extradición a Colombia y ahora serán juzgados en la Florida.