Alberto Antonio y Leonardo Ramírez Odio, y su padre Alberto de la Caridad Ramírez Baró, los tres activistas que el pasado 26 de julio protestaron en Santiago de Cuba y que se enconetraban bajo arresto, fueron trasladados a la cárcel de Aguadores, resalta Diario de Cuba.

Reina Silvia González, la esposa de uno de ellos, dijo que el lunes «les había llegado el auto de la Fiscalía que pedía una medida cautelar de prisión preventiva y en la tarde del viernes fueron trasladados», dijo.

Carlos Amel Oliva Torres, líder del Frente Juvenil de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), denunció que hay tres presos políticos más en Cuba, refiriéndose al arresto de quienes podrían enfrentar una larga condena.

«Se trata de una medida para mantenerlos en prisión durante el tiempo que dure el proceso de investigación y, en caso de que haya, hasta el día del juicio», dijo.


Por su parte, José Daniel Ferrer, coordinador general de la organización, señaló que los individuos solo habían hecho uso de sus libertades sociales.

«No han cometido ningún delito estos tres activistas ni el que ya fue liberado. Simplemente hicieron uso de su derecho a la libertad de manifestación pacífica. En Cuba, solo te puedes manifestar, reunir y asociar si es a favor de la dictadura y si así la dictadura lo decide. Pero hay cubanos como estos cuatro santiagueros, valientes, patriotas, comprometidos con la lucha por la libertad, que (se) resist(en) a acatar dócilmente las imposiciones de la tiranía», puntualizó.