Tras largos días de espera el papa Francisco expresó hoy su preocupación por los “momentos difíciles” que vive Cuba a causa de las protestas e instó al “diálogo y la solidaridad” en el país, tras rezar el Ángelus desde la ventana del Palacio Apostólico.

“Estoy cerca del querido pueblo cubano en estos momentos difíciles, en particular a las familias, que mayormente sufren. Rezo al Señor para que ayude a construir en paz diálogo y solidaridad una sociedad cada vez más justa y fraterna”, dijo el pontífice.


Las palabras del Papa llegan luego de 7 días de manifestaciones en Cuba que se volvieron violentas a raíz de la represión del régimen comunista.

Francisco salió el pasado miércoles del hospital tras pasar ingresado diez días por una operación de colon, pero el pueblo cubano ha esperado con ansias sus palabras en apoyo de los manifestantes que están siendo arrestados y asesinados en las calles del país.

La referencia a Cuba fue recibida por aplausos por los fieles y peregrinos que escuchaban sus palabras desde la plaza de San Pedro, algunos con banderas cubanas.

El papa invitó a los cubanos a encomendarse a la patrona de la isla, Nuestra Señora de la Caridad del Cobre. “Ella les acompañará en este camino”, prometió.


Sus palabras llegan solo un día después de que en Miami, frente a la icónica Torre de la Libertad, cientos de cubanos reclaramaran a coro: «¿El Papa donde está?», debido a su prolongado silencio.