“Poco a poco vamos sembrando, regando y luchando hasta que Dios quiera” con estas palabras Inalvys Bueno, nos cuenta en este video, las dificultades que tienen un grupo de mujeres que trabajan en un organopónico de 1,59 hectáreas de tierra.


Preparan la tierra para la siembra, con regaderas y mucho esfuerzo logran obtener tomates, habichuelas, lechuga, quimbombó, acelga, berenjena, remolacha, calabaza, cebolla, zanahoria.

Abastecen centros infantiles, escuelas y hogares de ancianos, aunque cada vez la sequía, las plagas y las enfermedades lo hacen más difícil.