Este martes Tomás Núñez Magdariaga, miembro de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), cumple 14 días en huelga de hambre exigiendo su libertad, después de haber sido condenado a un año de cárcel.

Núñez de 66 años se encuentra en huelga desde el pasado 14 de agosto, ya que ha sido víctima de una farsa judicial en su contra, declaró a Diario de Cuba, Carlos Amel Oliva Torres, líder del frente juvenil de la UNPACU.

De acuerdo al líder opositor, “un confeso agente de la policía política le acusó de ‘amenaza’ y fue enjuiciado por un tribunal completamente parcializado y en un proceso donde no se le permitió a Tomás presentar sus testigos, claves para demostrar su inocencia”.

Tomás Núñez fue sancionado a un año de privación de libertad, según Oliva Torres, quien afirmó que “primero se mantuvo varios días en la unidad conocida como La Territorial, de Palma Soriano; luego le llevaron hacia la prisión de Aguadores, pero allí no le quisieron recibir por su estado de huelga de hambre”.


Según el portavoz de la UNPACU, Magdariaga fue llevado a la Unidad de Instrucción Penal de Santiago de Cuba “famosa por sus condiciones inhumanas y los métodos crueles que utilizan contra las personas que están siendo procesadas”.

“Allí lo pudo ver su sobrina el pasado jueves, quien nos confirmó que se mantenía con su protesta. Aunque sí está bebiendo agua, sigue negado a comer, bastante deteriorado físicamente, exigiendo su libertad”, agregó Carlos Amel Oliva.

El preso político padece gastritis, producto de otras huelgas de hambre que ha llevado a cabo, así como problemas en los riñones.

“Un oficial con grado de mayor dijo a la hermana de Magdariaga que el próximo jueves tendría otra visita”, aseguró el disidente.

Es la segunda ocasión que el activista de la UNPACU va a prisión por su labor opositora, y apoyar la campaña Cuba Decide.

En enero del pasado año, Tomás Núñez Magdariaga fue sancionado a seis meses de prisión por el delito de impago de multas, cuando apenas quedaba una semana para que cumpliera su condena, lo sancionaron a cuatro meses más por otra multa, que de acuerdo a testigos no constaba en los archivos del municipio.

Tras la designación de Miguel Díaz-Canel como presidente, Magdariaga es el duodécimo en ser llevado a la cárcel, y se convierte en el preso número 55 de la UNPACU con su actual condena.

(Con información de Diario de Cuba)