Aunque no se sabe cuánto costará el pasaje para el viaje inaugural de Titanic II, previsto para 2022, pero algunos interesados, entre valientes y fanáticos, habrían ofrecido hasta un millón de dólares para vivir la experiencia de embarcarse en el navío con un recorrido desde Southampton hasta Nueva York, el mismo trayecto realizado por el original y que nunca llegó a destino tras chocar con un iceberg, informa Diario de Cuba citando un reporte de Europa Press.


Titanic II es la réplica exacta del transatlántico hundido en 1912, construido por el empresario australiano Clive Palmar, dueño de la empresa naviera Blue Star Line.

Una disputa financiera tuvo el proyecto estancado durante varios años, sin embargo Blue Star Line acaba de reanudarlo.

El barco original se construyó en un astillero de Belfast, pero la réplica de Titanic ha estado a cargo de la empresa asiática CSC Shipyard, especializada en diseño 3D de barcos y construcción bajo el agua.

Con capacidad para 2.435 pasajeros, y una tripulación de 900 personas, el costo de este nuevo y lujoso Titanic se cree que anda por encima de los 500 millones de dólares.


Una de las grandes diferencias con el barco original, es que el nuevo contará con botes salvavidas para 2.700 personas, y balsas para otras 800, la cantidad necesaria.

Además sumará toboganes de seguridad y salas públicas abiertas a los pasajeros.»Blue Star Line creará una auténtica experiencia Titanic, ofreciendo a los pasajeros un barco que tiene los mismos interiores y el mismo diseño de cabina que el original», anuncia la empresa en un comunicado, dejando en claro que esta vez no le faltarán al barco procedimientos de seguridad modernos.

El navío contará con métodos de navegación actualizados, y tecnología del siglo XXI para ofrecer confort y lujo al más alto nivel.

La compañía está inmersa en la construcción de un tercer Titanic, no pensado para realizar viajes, sino para que opere como un parque de atracciones.

El 12 de abril de 1912 se hundió el Titanic original en el Océano Atlántico, el sueño del dueño de la empresa naviera es que su réplica zarpe 110 años después, en la misma fecha pero de 2022.

(Con información de Diario de Cuba)