Un hombre armado que llevaba su rostro enmascarado entró en una iglesia de Tennessee el domingo y abrió fuego, caminando silenciosamente por el pasillo mientras disparaba a feligreses inocentes.

Al menos una persona murió y otras siete resultaron heridas, según dijeron las autoridades.

Un acomodador se enfrentó al tirador, el cual aparentemente se disparó a sí mismo accidentalmente en la lucha, aunque no estaba claro si fue intencionalmente, informaron las autoridades.

No se determinó ningún motivo para el tiroteo. Los investigadores dijeron que no eran conscientes de ninguna relación entre el sospechoso y cualquiera de los religiosos allí presentes, dijo Don Aaron, portavoz del Departamento de Policía de Metro Nashville.


El tirador se detuvo en el estacionamiento mientras los servicios terminaban en la Iglesia de la Capilla de Burnette de Cristo en el barrio de Antioquía.

Disparó fatalmente a una mujer que caminaba hacia su vehículo, luego entró en la parte trasera de la iglesia y continuó disparando, hiriendo a varias personas, dijo la policía.

El pistolero fue identificado como Emanuel Kidega Samson, de 25 años, de Murfreesboro. Horas después del ataque, estuvo bajo guardia policial en el Hospital Universitario Vanderbilt. Las autoridades estaban procesando órdenes para acusarlo, dijo Aaron.

(Con información de CBS4)