Varios periodistas independientes y activistas denunciaron que taxistas en La Habana están siendo acosados por el régimen, en una ofensiva que esconde una larga cadena de corrupción.