mercosur


Los ministros de Exteriores de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay notificaron a Caracas “el cese del ejercicio de los derechos inherentes a la condición de Estado parte”, según consta en la carta que entregaron a la cancillería venezolana.

En 2012 cuando pidió convertirse en miembro del pleno, Venezuela asumió un compromiso para adaptar sus normativas internas a las del bloque. El 1 de diciembre quedó cumplimentado el plazo que dieron a Caracas, la suspensión implica que Venezuela perderá voto pero no voz.

La información oficial señala: “Se analizó el estado de cumplimiento de las obligaciones asumidas por Venezuela, constatándose el estado de incumplimiento», firmado por los cancilleres Susana Malcorra (Argentina), José Serra (Brasil), Eladio Loizaga (Paraguay) y Rodolfo Nin Novoa (Uruguay).

«Cabe destacar que Venezuela contó con cuatro años para incorporar la normativa vigente del Mercosur y que se le otorgó [en septiembre] un plazo adicional para honrar sus obligaciones. La medida adoptada regirá hasta que los Estados Partes signatarios del Tratado de Asunción convengan con ese país las condiciones para restablecer el ejercicio de sus derechos como Estado Parte”.

La ministra de Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, en la rueda de prensa celebrada en Caracas expresó: «Venezuela seguirá ejerciendo la presidencia legítima y participará con derecho a voz y voto en todas las reuniones como Estado Parte» aferrándose a la presidencia pro tempore, que le correspondía por orden alfabético.


Pero en la reunión de cancilleres en Montevideo, sede ejecutiva del Mercosur, los socios tienen un plan diferente, Argentina tomará la presidencia pro tempore a partir del 14 de diciembre.