Las tiendas de comestibles de toda la Florida todavía están tratando de reabastecer sus estantes más de una semana después de que el huracán Irma llegara al estado.

Muchas tiendas retrasaron la reapertura después de que la tormenta pasara por el estado el 10 de septiembre ya que quedaron sin electricidad. Otras reabrieron con generadores de reserva. Muchas tuvieron que tirar la mayor parte de su comida perecedera.

Los gerentes de tiendas y analistas minoristas dicen al Orlando Sentinel que Irma paralizó las líneas de suministro de alimentos del estado.

Mark Johnston, un profesor que estudia la venta al por menor en la escuela Rollins College, dice que Irma fue una mala experiencia para el estado, dañando la infraestructura y obstruyendo caminos.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Durante Irma, los nueve mayores centros de población de la Florida sufrieron graves daños.

Ahora días después, las tiendas de comestibles todavía están trabajando para reponer completamente sus estanterías.

(Con información de CBS4)