Kimberly Morris, de Wake Foresten Carolina del Norte adquirió dos boletos ganadores de la lotería el mismo día, uno de $1 millón y otro de $10,000, de acuerdo a medios locales.


La mujer compró el primer raspadito en un supermercado el lunes y ganó $10,000, y no perdió tiempo llegándose a la sede de la Lotería en Raleigh en búsqueda de su premio.

Morris iba de regreso a su hogar, cuando se detuvo a comprar otro boleto, que para fortuna también resultó ganador, y este fue de $1 millón.

La suertuda de Wake Foresten, prefirió recibir un pago único del premio de $1 millón, que resultó en $417,012 luego de la deducción de impuestos.

(Con información de Mundo Hispánico)