Un artículo del periódico oficialista Escambray, denuncia que tanto exageraciones de los residentes en Sancti Spíritus, como las bromas de las «máquinas» corridas por teléfono al Sistema Integrado de Urgencias Médicas (SIUM), retarda la atención a personas que lo necesitan.

De ahí que hace un llamado de atención a la población, para que los spirituanos se den cuenta de la diferencia entre la urgencia y la emergencia médica, explicando que en «el primer caso hay una situación que demanda atención médica apremiante, pero sin un peligro manifiesto para la vida del individuo, en el segundo existe un peligro inminente para la integridad física del mismo y debe ser atendido con inmediatez».

La prensa cubana destaca que no se deben tomar a la ligera las llamadas al número 104, y que los pacientes o familiares que realicen llamados a SIUM, deben proporcionar información veraz, ya que aquellas personas que ocupan la línea para hacer una mala broma, pueden bloquear el teléfono a personas que se encuentren en una situación de emergencia médica.

Las malas conductas de la población, subraya el diario «ponen en juego el adecuado desempeño de un mecanismo creado para beneficio de la población».


Escambray también ofrece los números 41 324462 y el 41 335241, teléfonos alternativos para la comunicación con el centro coordinador de urgencias.

Asimismo agrega que todas las ambulancias no están diseñadas con el mismo fin, existen las de rescate, estabilización y traslado de pacientes graves, a éstas se les conoce como Unidad de Apoyo Vital Avanzado (AVA), y «funcionan otras para pacientes que requieran atención médica relativamente urgente, aunque no de gravedad», de ahí la necesidad de tener información al respecto, puesto que en ocasiones los trabajadores no informan adecuadamente a la población, otro factor a tener en cuenta.