El hombre acusado del asesinato de ocho personas en varios salones de masajes en la ciudad de Atlanta tenía entre sus planes bajar a la Florida, dijeron los investigadores a cargo del caso.

El hombre, un joven de la raza blanca creo pánico en la comunidad asiático-estadounidense luego de entrar a tres salones y dejar un saldo de ocho muertos.


Un día después de los tiroteos, los investigadores estaban tratando de desentrañar lo que pudo haber obligado a Robert Aaron Long, de 21 años, a cometer la peor matanza masiva en los Estados Unidos en casi dos años.

Long le dijo a la policía que el ataque del martes no fue por motivos raciales. Afirmó tener una «adicción al sexo» y las autoridades dijeron que aparentemente arremetió contra lo que consideraba fuentes de tentación. Pero esas declaraciones provocaron indignación y escepticismo generalizado dadas las ubicaciones y que seis de las ocho víctimas eran mujeres de ascendencia asiática.

Los tiroteos parecen estar en la «intersección de la violencia de género, la misoginia y la xenofobia», dijo la representante estatal Bee Nguyen, la primera estadounidense vietnamita en servir en el Congreso de Georgia y una defensora frecuente de las mujeres y las comunidades de color.

La alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, dijo que independientemente de la motivación del tirador, «es inaceptable, es odioso y tiene que parar».


Las autoridades dijeron que no sabían si Long alguna vez fue a los salones de masajes donde ocurrieron los tiroteos, pero que se dirigía a Florida para atacar «algún tipo de industria del porno».

«Aparentemente tiene un problema, lo que considera una adicción al sexo, y ve estos lugares como algo que le permite ir a estos lugares, y es una tentación para él que quería eliminar», dijo el capitán del alguacil del condado de Cherokee, Jay Baker, a reporteros.

Los ataques comenzaron cuando cinco personas recibieron disparos en el salón de masajes Youngs Asian Massage cerca de Woodstock, a unas 30 millas (50 kilómetros) al norte de Atlanta, dijeron las autoridades. Cuatro murieron: Delaina Ashley Yaun de 33 años, Paul Andre Michels de 54 años, Daoyou Feng de 44 años y Xiaojie Tan de 49 años, propietaria del negocio.

Luego, el mismo automóvil fue visto a unas 30 millas (48 kilómetros) de distancia en Atlanta, donde recibió una llamada sobre un robo en Gold Spa y tres mujeres fueron asesinadas a tiros. Otra mujer recibió un disparo mortal en el spa de aromaterapia al otro lado de la calle.

Long fue arrestado horas después por agentes del condado de Crisp y policías estatales. Se negó a detenerse en una carretera y los oficiales golpearon la parte trasera de su automóvil, lo que provocó que se estrellara, dijo el alguacil Billy Hancock.