En su intervención en la Asamblea General de las Naciones Unidas este miércoles en Nueva York, el designado gobernante cubano Miguel Díaz-Canel no se salió del libreto que para él dictó la familia Castro, en una respuesta directa a los comentarios del presidente estadounidense Donald Trump el martes, el dictador de la Isla aclaró su postura, diciendo que el socialismo no es el culpable de los males del mundo, sino el capitalismo, recoge El Nuevo Herald.

Para Díaz-Canel, la desigualdad y la pobreza a nivel mundial “no son fruto del socialismo, como el presidente de los Estados Unidos afirmó ayer en esta sala. Son consecuencia del capitalismo, especialmente del imperialismo y el neoliberalismo”.

Por si fuera poco acusó al gobierno de EEUU de atacar “con especial saña a Venezuela”, y mantener una “retórica agresiva” así como una política de “subversión” contra la Mayor de las Antillas.

Con estas declaraciones el designado presidente antillano, demuestra que los días más oscuros han vuelto sobre dos enemigos históricos, dado que el régimen de La Habana se nutre del contrapunteo con el vecino del norte.


Díaz-Canel no mencionó directamente los supuestos ataques que tuvieron lugar en La Habana contra diplomáticos norteamericanos, pero sí no dudó en acusar a EEUU de “fabricar artificialmente, con falsos pretextos, escenarios de tensión y hostilidad que a nadie benefician”.

Según El Nuevo Herald, con este discurso el mandatario cubano que sustituyó al general Raúl Castro en el poder, descarta “ser un reformador al estilo de Mijail Gorbachov, una posibilidad que habían señalado algunos observadores de la realidad cubana”.

“Somos la continuidad no ruptura” ratificó el emisario del clan Castro en alusión a que “el cambio generacional en nuestro gobierno no debe ilusionar a los adversarios de la revolución”.

Reiteró su apoyo al gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua y otras posiciones de política exterior de Cuba que han permanecido inamovibles por décadas, por supuesto denunció el embargo económico de EEUU contra la Isla.

Expresó lo que no es sorpresa para nadie, que la nueva Constitución que debe ser aprobada en 2019 en referendo no traerá grandes cambios, pues tiene “la convicción de que el carácter irrevocable del socialismo será ratificado”.

En la mañana el gobernante cubano subrayó que el fallecido dictador Fidel Castro fue un “luchador incansable en favor del desarme nuclear, tema al que dedicó numerosas reflexiones y todas sus energías”, además criticó a EEUU por retirarse del tratado nuclear con Irán.

El designado presidente del país caribeño nuevamente citó al ex mandatario Raúl Castro, quien se mantiene al mando de Cuba, como primer Secretario del Partido Comunista.