Este jueves a través de un informe, la organización Solidaridad Cristiana Mundial (CSW, sus siglas en inglés), denunció un incremento de las violaciones de los derechos religiosos y de culto en la Isla durante el pasado año.


CSW documentó de enero a diciembre de 2017, 325 violaciones a los derechos religiosos y de culto.

La vocera de la organización, Kiri Kankhwende dijo que ello evidencia la tendencia del régimen cubano y la Oficina de Asuntos Religiosos de hostigar a líderes de la iglesia de todas las denominaciones.

La restricción severa a eventos religiosos públicos, incluida la interrupción y la detención de un evento de culto interconfesional en el oriente de la Isla, que había recibido permiso anticipado de las autoridades, son recogidas en el nuevo reporte.

Solidaridad Cristiana hace referencia también a varios incidentes que involucraron a iglesias enteras o, en el caso de detenciones, a docenas de practicantes.


Expone que semanalmente, decenas de mujeres vinculadas a las Damas de Blanco, y un gran número de activistas de derechos humanos han sido detenidas arbitrariamente, con el fin de evitar que asistan a misa los domingos.

Asimismo condena que los activistas de derechos humanos vinculados a organizaciones religiosas, sean blanco de la represión del régimen.

Mervyn Thomas, consejero delegado de CSW, confesó estar preocupado por el caso de la activista Arianna López Roque, que realizó una huelga de hambre para exigir los derechos carcelarios de su esposo, un preso político.

La organización recuerda que muchas iglesias han estado esperando más de 20 años para obtener permiso legal para existir, lo que obligó a muchas a reunirse ilegalmente; y esto permite que sus templos puedan ser demolidos, o confiscados por el Gobierno cubano.

CSW compendia que en 2014 se registraron 220 violaciones de esta naturaleza, 180 en 2013, 120 en 2012 y 40 en 2011, lo que evidencia que la problemática se ha incrementado.

(Con información de Diario de Cuba)