276 millones de dólares es el monto de la deuda que debe saldar la Isla Caribeña con la República Checa, la cual se remonta al momento en que las dos naciones pertenecían al bloque comunista.

Si se llegara a efectuar ésta peculiar transacción, los checos podrían disfrutar del ron cubano por un siglo, o más.

Aunque en 2015 éste país europeo importó dos millones de dólares en éste rubro, Praga plantea que dicha deuda debe de tener un componente monetario.