El presidente español y líder del Partido Socialista en España, Pedro Sánchez evitó llamar dictadura a Cuba aunque admitió a regañadientes que no es una democracia.

«Es evidente que Cuba no es una democracia, no lo es» dijo Sánchez al ser presionado sobre la situación en Cuba.


En una entrevista en Telecinco, Sánchez dijo que tiene que ser «la sociedad cubana la que encuentre el camino» pero no condenó la violencia y la represión de la dictadura cubana contra el pueblo.

José Manuel Albares, Ministro de Relaciones Exteriores de España si dio un comunicado sobre las protestas en Cuba.

«España defiende el derecho a manifestarse libre y pacíficamente y pide a las autoridades cubanas que lo respeten. Defendemos los derechos humanos sin condiciones.» dijo escuetamente en un Tweet.