Miles de catalanes desafiaron a las autoridades españolas este domingo al intentar votar en un referéndum de independencia que había sido suspendido por la Justicia, lo que desató un enfrentamiento entre civiles y la guardia policial que dejó más de 400 heridos, repora Infobae.


La consulta, a la que el Gobierno de Rajoy considera ilegal, ha aumentado las tensiones entre Barcelona y Madrid, ocasionando la peor crisis institucional en décadas.

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, indicó que “ya hay más de 460 heridos” en la región y exigió inmediatamente el fin de las “cargas policiales contra la población indefensa”.

Por su parte, los servicios de salud indiaron que habían recibido cerca de 337 personas que necesitaban asistencia, y 90 de ellos tenían heridas o contusiones.


Asimismo, los disturbios provocaron que en juego previsto entre Barcelona y Las Palmas quedara en un veremos. Aún no se sabe si jugarán a puertas cerradas o será aplazado, aunque los fanáticos aseguraron que entaráin de cualquier manera al estadio.

Por su parte, Enric Millo, delegado del Gobierno en Cataluña, dijo que las autoridades policiales «están actuando con proporcionalidad y manteniendo el objetivo, que es el material, no las personas».

Asimismo, el futbolista Gerard Piqué compartió una foto en la que escribió «juntos somos imparables».