Un simulacro policial se llevó a cabo en un popular club del downtown de Miami, donde, a pesar de que los participantes sabían que era un simulacro, estuvo presente la tensión, informó el Nuevo Herald.


La situación: un pistolero en plena actividad dentro de un club lleno de personas.

Con la simulación de víctimas, un agente tras otro de la policía entraba al club para tratar de neutralizar lo que estaba ocurriendo y salvar vidas.

Es un problema que los departamentos de policía saben que puede suceder en cualquier parte, en cualquier momento.

Este es exactamente el motivo por el que la policía de Miami organizó y llevó a cabo este complejo ejercicio de entrenamiento el pasado lunes.


“Tenemos este programa como parte de una maniobra para poder entrenar mejor a nuestros agentes junto al Departamento de Rescates”, explicó Yelitza Cedano, portavoz de la policía de Miami.

En el entrenamiento, agentes de policía fuertemente armados entraban al lugar seguidos de unidades de rescatistas de Miami.

El entrenamiento tuvo lugar justo a los seis meses de la matanza en el club Pulse de Orlando, la peor masacre masiva en la historia moderna de Estados Unidos.