Un reportaje de la estatal Prensa Latina, subraya que el régimen dice que el “simulacro” de “elecciones” de delegados de circunscripción que efectuó este domingo para evitar “contratiempos” fue “exitoso”.


Aproximadamente 24 mil colegios “electorales” participaron en esta prueba general, antesala de que la que tendrá lugar el 26 de noviembre y con una prevista segunda vuelta, el 3 de diciembre en aquellas circunscripciones en las que ninguno de los aspirantes obtenga más del 50% de los votos, de acuerdo a las autoridades.

Según, Pedro Viltres, vicepresidente de la Comisión Electoral Provincial de La Habana, “se trabajó con tiempo de antelación para prever todo lo necesario en cuanto a tecnología, preparación de los miembros de mesa, documentación y transporte, entre otros elementos”.

El órgano oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC), diario Granma puntualiza que entre las actividades que se llevaron a cabo ayer domingo, se encontraron la revisión del listado de los electores y los modelos de acta, la actualización de los documentos rectores del proceso de los “comicios”, verificar los sistemas de comunicaciones y trabajo.

También se chequeó el cumplimiento de los horarios, la disponibilidad de insumos y las condiciones de iluminación. En un momento posterior se usaron boletas de prueba, y se ensayó el escrutinio y la transmisión de datos hacia los centros de cómputo.


Las “elecciones” organizadas por el Gobierno cubano, están inclinadas a su favor. Miguel Díaz-Canel, vicepresidente cubano dijo de manera abierta que el régimen estaba “dando todos los pasos para desacreditar” a los candidatos independientes, ya que si lograban llegar a las Asambleas Municipales “sería una manera de legitimar dentro de nuestra sociedad civil a la contrarrevolución”.

En general, los candidatos independientes que intentaron postularse a los “comicios” no lograron su cometido, las fuerzas represivas del régimen frustraron el empeño a través de varios mecanismos: “detenciones arbitrarias, citaciones policiales, procesos penales, actos de repudio y hasta la toma de un pueblo”.

(Con información de Diario de Cuba)