Foto de archivo

Setenta cubanos se encuentran varados ya desde hace dos semanas en la comunidad de La Peñita, en la provincia de Darién, Panamá, según declaró al diario La Prensa el vocero del grupo Rodolfo Sabatela.

Según Sabatela, el grupo de cubanos está sin alimentos y sin servicios de sanidad, como también están 130 emigrantes provenientes de la India, que se encuentran en el mismo lugar.


«Solo hay camas para 120 personas, nos tenemos que bañar en un río que está muy sucio, lo que nos ha causado erupciones en la piel y tampoco tenemos dinero», dijo. Su situación es precaria, y los funcionarios del Servicio Nacional de Migracion (SNM) que han asistido al albergue no les han prestado la ayuda necesaria, ha expresado Sabatela.

La intención del grupo es solicitar refugio a la Oficina Nacional para la Atención de Refugiados de Panamá (ONPAR), sin embargo el comisionado y subdirector del SNM, Miguel López, ha dicho que los cubanos «no cumplen normas básicas de ingreso al país».

En cuanto a la falta de atención, López ha negado estas alegaciones. «En conjunto con Senafront se les brinda atención, sobre todo de salud y alimentación, hasta que se cumpla con el proceso administrativo de comunicación con sus países de origen, adquisición de pasajes y asignación de custodios para hacer las deportaciones respectivas», explicó.

Según el diario López reconoció que los emigrantes irregulares en el país eran transportados a las instalaciones de SENAFRONT, en lo que se tramitaba el retorno a sus países.


Por su lado, Yaribeth Calvo, directora de la ONPAR, indicó que ellos están coordinando la atención a los migrantes que han solicitado refugio reportados por las autoridades.