Los habitantes de Santiago de Cuba afirman que la sequía se intensifica y el agua es cada día más cara y escasa.

(Con información de Diario de Cuba)