Varios legisladores del Senado de Estados Unidos solicitaron el miércoles una investigación «imparcial» sobre las circunstancias de la muerte del disidente cubano Oswaldo Payá en el quinto aniversario de su muerte.


En el comunicado, los senadores Dick Durbin, Bill Nelson, Jeff Merkley, Marco Rubio, Bob Menendez y Ted Cruz, presentaron una resolución en honor al legado de Payá, que murió en 2012 en un accidente de tráfico, e instaron a que se aclarasen las circunstancias del suceso.

«El disidente cubano Oswaldo Payá fue asesinado por el régimen de Castro, que intentó disfrazar el asesinato con un accidente de tráfico. Durante décadas los Castros sistemáticamente han asesinado, encarcelado y brutalizado a sus opositores políticos, y Oswaldo no fue la excepción», dijo Rubio.

«(Payá) fue un valiente defensor de la libertad y los derechos humanos, y si el gobierno cubano no tiene nada que ocultar, debería permitir que se lleve a cabo una investigación independiente de su muerte», añadió.

Por su parte, Menéndez defendió que aún no se ha llegado hasta el fondo de «lo que realmente sucedió» y dijo no poder permitir que «miembros inocentes de la comunidad internacional sean brutalizados y victimizados por un régimen para poder ocultar la verdad».


El disidente, que fundó el Movimiento Cristiano Liberación (MCL) en 1988 para promover la democracia y las libertades civiles a través de la resistencia no violenta en Cuba, falleció en julio de 2012 junto al también disidente cubano, Harold Cepero, tras impactar contra un árbol el vehículo en el que viajaban y que conducía el político conservador español Ángel Carromero.

(Con información de Martí Noticias)