Paul Manafort y Alejandro Castro Espin

Un reciente informe elaborado por el comité de inteligencia del senado de Estados Unidos sobre la injerencia rusa en las elecciones de Estados Unidos reveló que Paul Manafort, jefe de campaña de Trump en las elecciones anteriores viajó a Cuba para reunirse con el hijo de Castro.

Según el informe Manafort dijo a los agentes del FBI que la reunión fue organizada por Brad Zackson, ex corredor exclusivo de las propiedades del difunto padre del presidente Trump, Fred Trump.


Manafort abandonó la campaña de Trump en agosto de 2016, sumido en un escándalo por su trabajo no revelado como cabildero de un partido político prorruso en Ucrania. Como resultado de la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre los vínculos de la campaña de Trump con Rusia, Manafort fue sentenciado a más de siete años de prisión por fraude fiscal y bancario. Actualmente está cumpliendo su condena bajo arresto domiciliario.

El informe del Senado agrega que Manafort le dijo al FBI que un correo electrónico estaba relacionado «con un esfuerzo que Manafort emprendió con Brad Zackson, quien había concertado una reunión entre Manafort y el ‘hijo de Castro’ en La Habana». El informe se refiere a una fuente redactada, «que muestra a Manafort y Zackson en la misma reserva de vuelo a La Habana» reportó El Miami Herald.

«El 8 de enero de 2017, horas después de regresar a Estados Unidos de un viaje a Cuba, Manafort voló a Madrid, España.» dice el reporte de Mueller que da luz sobre las fechas del viaje a Cuba.

No está claro si el encuentro con uno de los Castro se llevó a cabo ni sus intenciones de visitar Cuba.


Según el reporte varios países incluido Cuba pagaron a Manafort para explicar la política de la administración Trump.

«Manafort pareció seguir ese plan, ya que viajó a Medio Oriente, Cuba, Corea del Sur, Japón y China y le pagaron para explicar lo que implicaría una presidencia de Trump.» dijo el reporte del Senado.

El informe del Comité de Inteligencia no aclara la identidad del «hijo de Castro», pero lo más probable es que sea el coronel Alejandro Castro Espín, hijo del expresidente Raúl Castro. Castro Espín estuvo a cargo de las negociaciones secretas con la administración Obama para canjear prisioneros y restablecer relaciones diplomáticas.