El periodista independiente Vladimir Turro informó a Diario de Cuba, que el fin de semana, oficiales de la Seguridad del Estado arrestaron al fotógrafo de prensa canadiense David Himbert en La Habana.

Aunque fue liberado el mismo día en la tarde, las autoridades le decomisaron tarjetas de memoria y un disco duro externo. El fotorreportero residente en Quebec, publicó en el medio local Lapresse, un documento oficial en el que la Seguridad del Estado cita las pertenencias confiscadas.

«Nos bajamos del taxi y nos detuvieron», comentó Himbert, quien se encontraba con su chofer.

«Tuvimos tres horas de interrogatorio», agregó el canadiense.


De acuerdo a declaraciones del fotorreportero, las autoridades cubanas se refirieron al contenido de las conversaciones telefónicas que había tenido justo antes con la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, y con un periodista independiente cubano.

En el momento de la detención Himbert se encontraba frente a la sede del movimiento opositor femenino en Lawton.

Antes de tomar su vuelo de regreso a Montreal, el mismo domingo en la noche, volvieron a detener a Himbert en el aeropuerto.

Los oficiales de la Aduana de Cuba le decomisaron entonces algunos de sus materiales de trabajo, porque según ellos «podrían tener contenido de interés».

«Les dije que no tenían derecho a hacer eso, que no era normal, que no hice nada ilegal o incorrecto, que era todo mi trabajo. Traté de negociar, no fue posible», replicó el extranjero.

Al parecer sus fotos de EEUU y las embajadas rusas en La Habana, llamaron la atención de los agentes de la Seguridad del Estado, explicó.

«Vuelven con 20 fotos explotables de dos temas. El resto está perdido», comentó quejándose, añadió que nunca fue «grosero» con las autoridades en la Isla.

La organización no gubernamental Reporteros sin Fronteras ha sido notificada de la situación, informó Lapresse.

Como habían anunciado hace algunas semanas activistas y opositores en la Isla, Cuba está al borde de otra Primavera Negra como la de 2003, cuando 75 disidentes fueron detenidos y encausados.

Henry Constantín Ferreiro, director de La Hora de Cuba, desde Camagüey informó que Adrián Quesada, colaborador de la revista independiente fue arrestado cuando iba a hacer su labor periodística, por las fuerzas represivas del régimen.
Quesada fue amenazado e interrogado, «le quitaron el teléfono y cuando se lo devolvieron estaba roto», contó Constantín Ferreiro.

El colaborador de La Hora de Cuba ha recibido tres cartas de advertencia por «usurpación de la capacidad legal» ya que también ha trabajado en la realización de audiovisuales con varios medios.

Quesada confirmó a Diario de Cuba que ha recibido amenazas de procesamiento penal, y prisión en varias oportunidades durante los últimos meses.

Uno de los trabajos del periodista fue recoger opiniones del pueblo sobre la designación de Miguel Díaz-Canel en abril de este año, para un audiovisual.

El Artículo 149 del Código Penal recoge el delito de «usurpación de capacidad legal», y el régimen cubano recurre al mismo para silenciar opiniones diversas.

«Una de las cosas que más pudo haberlos molestado es una colaboración que hice con La Hora de Cuba. Henry me llamó y a raíz de publicarse el trabajo fue que empezó todo», consideró.

El audiovisual preparado por Quesada para la publicación recogió opiniones del pueblo sobre la designación de Miguel Díaz-Canel como presidente de Cuba el pasado mes de abril.

La «usurpación de capacidad legal» es un delito recogido en el Artículo 149 del Código Penal al que recurre el régimen para silenciar opiniones diversas.