Mike Pompeo, Secretario de Estado de EEUU calificó de infantil el comportamiento de la delegación cubana durante el lanzamiento de la campaña «Jailed for What?» (Presos ¿por qué?), que responsabiliza al régimen por violaciones a los derechos humanos en Cuba.

Pompeo también se sumó a la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, al demandar una investigación del vergonzoso show de los diplomáaticos cubanos en la sede del Consejo Económico y Social de Naciones Unidas.

Los diplomáticos de Cuba y Bolivia boicotearon el evento celebrado el pasado 16 de octubre en la sede del Consejo Económico y Social de la ONU en Nueva York, con golpes en las mesas, y gritando consignas.

El Secretario de Estado anunció que ha enviado una misiva al secretario general de la ONU Antonio Guterres para conocer las medidas que se tomarán para responder a la intolerancia de Cuba, y que cosas como estas no se repitan.


«La semana pasada, una delegación de diplomáticos cubanos lanzó una infantil pataleta durante un encuentro en la ONU. Era una reunión sobre la intolerancia de Cuba hacia la oposición política y la situación de los presos políticos en Cuba. En respuesta a esto, he enviado una carta al secretario general de la ONU Antonio Guterres para saber qué medidas serán tomadas para responder a estas acciones y evitar que acciones similares ocurran de nuevo», declaró Pompeo.

Nikki Haley también le pidió a Guterres que investigue el comportamiento de quienes «amenazaron a ciudadanos comunes y buscaron amedrentar a los participantes», además de identificar a las personas que causaron daños a la propiedad, para que sus respectivos países paguen por los perjuicios.

(Con información de Martí Noticias)