Foto de pixabay

Brasil ya no prohibirá vender tabaco cubano de la marca Cohiba, como había anunciado previamente el domingo, según Sputnik la «Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA) hizo una interpretación equivocada de la fórmula de los tabacos Cohiba y la situación ya fue regularizada», dio a conocer Diario de Cuba.


Aunque ANVISA encontró en los puros un supuesto exceso de ácido sórbico, un componente orgánico utilizado como conservante alimentario, de acuerdo a Fernando Teixeira, director general de la importadora Emporium Cigars, el mismo 1 de julio en la tarde ANVISA retiró la prohibición y autorizó la comercialización del producto.

Con anterioridad la agencia nacional había rechazado en mayo la solicitud de renovación del registro de la marca Cohiba y otorgó 30 días para recopilar todo el producto exhibido en los anaqueles de cigarros en el gigante suramericano.

Pero Teixeira explicó que ha quedado «probado que Cohiba es 100% natural, sin adición de otros productos».

El directivo sostuvo que «la presencia de otras substancias es debido al proceso natural de cura o fermentación del tabaco».


Teixeira también dijo que el problema estuvo relacionado a la interpretación de una legislación que tiene como base la industria del cigarro, donde se utilizan aditivos de sabores conocidos como «flavors», lo que ocasionó un «equívoco» con el puro cubano.

Al darse a conocer la medida del Gobierno brasileño, el ministro cubano de Comercio Exterior e Inversión extranjera, Rodrigo Malmierca no perdió tiempo y sugirió en Twitter el presidente Jair Bolsonaro quizás había recibido alguna indicación de EEUU para contribuir al embargo.

«El gobierno de Jair Bolsonaro prohibió la venta en #Brasil de los mejores habanos del mundo, la reconocida marca Cohiba. Usaron un ridículo pretexto sanitario. Quizás le dieron alguna indicación desde Washington para contribuir al bloqueo a Cuba», escribió Malmierca.