Foto de Eastern Ontario Network

Se estima que 70 personas murieron como resultado de las temperaturas sofocantes que azotaron la provincia canadiense de Quebec la semana pasada, según reportara CNN.


El Ministerio de Salud dijo que 34 de las muertes ocurrieron en la ciudad de Montreal.

Las temperaturas han disminuido desde entonces, con Environment Canada pronosticando un máximo de 81 grados (27 C) y un mínimo de 55 (13 C) para el martes.

El Departamento de Salud Pública de Quebec dijo el lunes que «la situación ha vuelto a la normalidad» y que dejaría de dar actualizaciones sobre las muertes relacionadas con el calor, informó el socio de noticias de CNN, CBC.

CBC dijo que la morgue de Montreal estaba atestada y que había estado enviando cadáveres a una funeraria para que los almacenaran durante la ola de calor.


La oficina de salud pública de Montreal dijo que la mayoría de los que murieron durante las temperaturas extremas tenían más de 60 años y padecían enfermedades crónicas, informaron.

Las altas temperaturas y la humedad comenzaron a golpear Quebec el domingo pasado con temperaturas de mediados de los 90 para Montreal, unos 20 grados más de lo normal para esta época del año.

Para el viernes, funcionarios de salud habían informado sobre 54 muertes relacionadas con el calor, 28 de ellas en Montreal.

Muchas de las víctimas tenían más de 50 años, eran hombres, vivían solos y no tenían aire acondicionado, dijo el Dr. David Kaiser, del Departamento de Salud Pública Regional de Montreal.

El calor abrasador también azotó a California y partes del suroeste a fines de la semana pasada, con temperaturas récord registradas en Los Ángeles.

La gran demanda de electricidad sobrecargó los circuitos dejando a miles sin energía eléctrica. Casi 2.000 personas seguían experimentando interrupciones en la ciudad el lunes por la tarde.